Make your own free website on Tripod.com

La Desgracia de un Oficial


 

La historia de un Oficial Mexicano que fue humillado y corrido del Ejercito Mexicano por traicion a la patria.


 

A las 2:00 a.m del 10 de Julio de 1944, Benito Castañeda Chavarria, Capitan en el Segundo Regimiento de Artilleria en el Ejercito Mexicano junto con conscriptos recien ingresados al Ejercito lograron acceso al polvorin del campo militar de Chapultepec y una vez adentro, armo con armas y municiones a todos los conscrpitos que lo acompañaban y les ordeno que lo siguieran en ayudar a tomar el poder del gobierno. 

Castañeda de 38 años de edad y en estado alcoholizado creyo que podia derrocar al gobierno Federal junto con el puñado de reclutas nuevos, un sueño que tenia desde hace tiempo de empezar una revolucion;  pero su grave error fue que no sabia Jujitsu, arte marcial que dominaba y era experto en esta especialidad dentro del campo militar el Capitan Federico Chat Brisueño, el oficial de guardia que lo sorprendio mientras salia del polvorin a "tomar el palacio" junto con sus "muchachos" y con unos movimientos de Judo logro someter y desarmar al Capitan Castañeda, no sin antes herir en la rodilla al Capitan Chat Brisueño, por un disparo accidental del arma del Capitan Castañeda mientras forcejaban con ella.  Despues de ser sometido, Castañeda fue preso al instante y el dia 12 de Julio de 1944, su sentencia fue anunciada por una corte de Justicia Militar.

Dos dias despues de ser sentenciado, Castañeda, ahora ex-Capitan del Ejercito Mexicano fue exhibido enfrente de mas de cinco mil de sus ex-compañeros militares y camaradas de armas formados alrededor de la glorieta Las Palomas, atras de la pista de carreras en el mismo Campo Militar de Chapultepec.  A las 10:00 a.m exactamente del dia 14 de Julio, Castañeda aparecio escoltado por seis soldados y un Oficial, atras de ellos una columna de tambores a la mas pura marcha militar, pero esta vez llevaban las baquetas de los tambores flojos y que producian una nota baja y sin mucho ruido mientras escoltaban a Castañeda. Todo esto mientras la marcha de la deshonra daba la vuelta a la glorieta donde los miles de militares, con sus uniformes verde-olivo y formados por rangos miraban pasar la procesion o marcha del ex-Capitan; donde seria la ultima marcha que daria con su uniforme de oficial Mexicano.

una trompeta sono con la orden de "atencion" y la banda de tambores marcho en silencio, para momentos despues detenerse en el centro de la glorieta, despues de otro toque de corneta, el Procurador Militar Bonilla le leyo la sentencia de la corte Militar, para que despues el Capitan de Artilleria Jose Cobos Salcido dio unos pasos al frente hasta quedar enfrente de su ex-camarada de arma Castañeda que en posicion de saludo militar se le cuadraba al Capitan Cobos.

El Capitan Cobos en lugar de regresar el saludo de Castañeda hizo una expresion de enojo e ignorando el saludo;  Momentos despues el Capitan Cobos procedio a arrancarle con sus manos las insignias de las hombreras del saco de Castañeda, la insignia de su sombrero, los botones del saco, tunica y mangas y hasta su cinto de pistola Sam Browne, todo esto siendo aventando al pavimento caliente de la glorieta en señal de desprecio  y verguenza, todo a excepcion de la insignia del Ejercito del sombrero, que fue guardada en la bolsa derecha del pantalon del Capitan Cobos en señal de respeto hacia la Institucion y para ser protegida de la desgracia y humillacion hacia las Fuerzas Armadas.

Una vez acabado el despojo de los valores de Honor, Justicia y Lealtad del uniforme de Castañeda, el ex-Capitan y prisonero junto con su escolta, comenzaron otra marcha alrededor de la glorieta, la marcha del Deshonor, mientras pasaba enfrente de cada compañia de militares, los hombres de verde se iban volteando enfrente de Castañeda dandole la espalda por completo, todos los militares desde el soldado razo hasta los oficiales de alto rango le voltearon la espalda al que una vez fue su Capitan y que esta vez, en su ultima marcha,  lo despidieron sin honores ni respeto. 

una vez que se le dio la marcha completa a la glorieta, el ex-Capitan Castañeda, ahora sin ninguna insignia en el y su saco abierto y desbotonado, ademas de humillado,  se dirigio, junto con la escolta hacia la puerta principal de la entrada del Campo Militar, una vez estando a unos pasos de la salida del Campo, el Comandante del Campo Militar le dio un ultimo saludo de manos y le dio un adios.   Una vez afuera del Campo Militar, su esposa y una de sus hijas de seis hijos que procreo con su esposa corrieron a abrazarlo de entre la multitud de gente que se formo afuera del campo Militar.  Con la mirada triste y perdida, Castañeda se retiro, con su esposa e hija en lagrimas ha su casa de dos cuartos de adobe en la Ciudad de Mexico en una motoneta, pero esta vez como un civil y no como un Militar



 


 


 

El Capitan Castaneda es visto en esta foto siendo escoltado con su chamarra de Oficial abierta y sin distintivos militares, como parte de la humillacion y baja que se le dio en el Ejercito Mexicano.